Efecto ancla y cómo nos afecta a diario

Hola a todos y bienvenidos un domingo más a mi blog, yo soy Andrea Doadrio y aquí hablamos de psicología.

Esta semana os traigo un nuevo artículo, esta vez hablando del efecto ancla y cómo nos afecta en nuestras vidas.

Cuando Daniel Kahneman habla del efecto ancla se refiere a un efecto que se origina en  una persona que valora a algo, una cantidad desconocida antes de estimar dicha cantidad.

Este efecto puede producirse a través de dos mecanismos diferentes, uno por cada Sistema (recordemos el Sistema 1 y Sistema 2 de este mismo autor). El primer mecanismo se produce cuando el Sistema 2 opera, generando así un proceso deliberado del ajuste de la ancla; el segundo mecanismo se debe a un efecto de priming, una manifestación automática del Sistema 1.

 

En el primer mecanismo podemos hablar de una heurística de anclar-y-ajustar (ahora veremos qué es un anclaje y qué es un ajuste) como estrategia para estimar cantidades inciertas: cuando tenemos un número de anclaje, nuestro Sistema 1 evalúa si este número es demasiado alto o demasiado bajo, una vez hecho esto, comienza a ajustar la estimación “moviéndolo” gradualmente desde el anclaje hasta que ya no esté seguro de si debemos continuar (es decir, el límite sería la zona de incertidumbre).

Por ejemplo: unos padres que le piden a su hij@ adolescente (que tiene la música a todo volumen en su habitación) si puede bajar el volumen. El adolescente puede fallar haciendo un ajuste suficiente bueno (ya que su ancla es alta -a todo volumen-) y puede llegar a sentir que sus padres no están reconociendo su intento de satisfacerles.

Ahora bien, planteémonos una pregunta como ¿en qué año salió Adolfo Suárez González como presidente de España?

Lo primero que se nos pasa por la cabeza es un ancla y por lo general ,sabemos que esa ancla es falsa y la dirección aproximada de la respuesta que es correcta. Es decir, sabemos que Adolfo Suárez fue presidente después de 1973, y a partir de eso hacemos un ajuste en la dirección apropiada que nos aparte de ese ancla, deteniéndonos cuando no sepamos si debemos continuar (cuando alcanzamos la zona de incertidumbre).

Es decir, como dice D. Kahneman (2012) “el ajuste es un intento deliberado de hallar razones para apartarse del ancla (…) es una operación forzada”.

 

En el segundo mecanismo hablamos del anclaje como un efecto de priming, y aquí también entra la sugestión (debido a que esta es, en sí, un efecto de priming).

Reflexiona sobre estas dos preguntas: ¿Tenía Picasso más o menos de 138 años cuando murió? ¿Qué edad tenía Picasso cuando murió?

Primero debemos tener en cuenta que un número tan absurdamente elevado afecta a nuestra estimación, ya que hemos asociado esa edad a una persona muy anciana y, por tanto, hemos generado mentalmente una impresión de una persona muy anciana.

Nuestro Sistema 1 trata de hacer las frases realidad, es decir, en el que el ancla es la realidad y eso genera una serie de pensamientos compatibles con esa realidad. Por ejemplo, en un estudio se preguntó a los participantes sobre el precio medio de los coches alemanes. Una ancla alta se primó (o se relacionó) a las marcas de lujo (como Mercedes o Audi), mientras que un ancla baja primó marcas de utilitarios (como Volkswagen).

 

 

Muchas gracias por tus comentarios

Andrea Doadrio.jpg

Bibliografía: Kahneman, D. (2012) Pensar rápido, pensar despacio. Random House Mondadori, S.A., Barcelona.

Un comentario el “Efecto ancla y cómo nos afecta a diario

Responder a Kartoffel Viajera Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: